Érase una vez…

Cuatro emprendedores que apostaron por hacer las cosas de una manera más lógica: Poniendo en valor las personas y la naturaleza.

Decidieron revolucionar la industria papelera, uno de los culpables de la contaminación de nuestro planeta. No más papel de usar y tirar, si no de usar y plantar.

El papel

Empezaron la aventura con un maestro papelero, que dio con la fórmula perfecta para crear el papel plantable: SHEEDO.

Con Sheedo, consiguieron sustituir la celulosa por el algodón residual, las máquinas por las personas y los químicos por las semillas.

Usar y plantar

Sheedo acerca la naturaleza a las personas, ofreciendo una experiencia inolvidable a quien lo recibe.
Un simple papel, te da la oportunidad de crear vida y devolverle al planeta tierra todo lo que nos está regalando.

Todo nace con una acción pequeña: Hasta el árbol más alto, fue una semilla.